Inicio

Concibo el Coaching y el Counseling como dos formas complementarias de acompañamiento, la primera no dirigida y la segunda algo más dirigida. En la primera, se pregunta; en la segunda, cabe aconsejar. Creo que cada una de esas dos acciones es necesaria en función del momento y que tanto coaches como counselors practican ambas. Pero ya que me interesa el estudio y práctica de ambas disciplinas, las cuales parecen esforzarse en su diferenciación, he de referirme a ambas a la hora de caracterizarme profesionalmente.

Ambas prácticas me parecen formas de acompañamiento hacia la armonía de la persona. Si la primera se centra en el trabajo por objetivos, la segunda se dedica, más, a acompañar en situaciones de vulnerabilidad. Pero puesto que todos somos vulnerables y a todos nos gusta estar activos y servir al medio, llevando a cabo un intercambio con él, también por esto pienso que ambas disciplinas han de complementarse.

La Filosofía es mi carrera y es la base para organizar el pensamiento propio, caracterizar el ajeno y establecer puntos básicos desde los que mantener una conducta. Cuando las cosas nos van mal, cabe revisar nuestra filosofía de vida.

“Transpersonal” es el concepto que se utiliza para referirse a la experiencia de todo aquello que no es ordinario y que, sin embargo, es necesario en la vida, como considerar que nuestros actos dejan una huella en la eternidad, que nuestra vida tiene sentido más allá de lo que logremos o no, que todo está relacionado por vínculos no visibles en primera instancia…que la vida tiene un propósito.